NOSOTROS

NOSOTROS

lunes, 16 de junio de 2014

Un momento cualquiera

se crea la magia. se oye el silencio y explotan las estrellas, todo brilla, el cielo se viste con su mejor sonrisa y suena la música..
ya sabreis que soy músico amateur, podría haberme dedicado a tocar la guitarra profesionalmente, pero esa vida de circo itinerante no va conmigo. en la vida hay que buscar momentos de felicidad, porque la felicidad constante no existe, de ser así, seguramente se nos picarían los dientes de tanta dulzura y nos explotarñia el páncreas.
por eso Eva cambió el runbo de la historia de la humanidad, porque en un momento cualquiera, buscó su felicidad y así vamos desde entonces, buscando nuestros momentos de felicidad
buscando esos momentos, ayer tuve ensayo con mi banda ( D'Estrangis) durante cinco horas. nos tomamos las cosas con relativa calma, siempre digo que la música no es una competición, es la expresión del alma, es la boca del corazón en la punta de los dedos de un músico. y sí, cinco horas pueden parecer una barbaridad, pero no es así, hay que llegar, saludarse, preguntar por la salud, novedades discográficas, habeis traido cerveza? qué calor hace ya, no? se nos van a oxidar las cuerdas en dos días...las típicas conversaciones entre colegas del artisteo..
nuestro local de ensayo está muy bien acondicionado, tenemos nuestro aseo, un buenjardín y el habitáculo está bien insonorizado. allí estamos nosotros solos, no ensaya nadie más y es curioso, porque ocurre, que siempre que volvemos y enchufamos el equipo, hay que reajustar el equipo: el ampli de bajo suena opaco y hay que realzarle los agudos, los micros de las voces están altísimos, todo pita y se acopla....y ahí no ha tocado nadie....y siempre me viene a la memoria la frase de aquella canción de Miguel Ríos, El Blues del Autobús, cuando dice. '' ....siento que el equipo aquél nunca suena igual, qué misterio habrá? si podemos conectar, lo demás ...''
hay momentos para todo, para afinar entre canción y canción, comentar algún de talle sobre una parte concreta de un tema, inventarse un riff y ver cómo los demás van improvisando alrededor y de pronto: bueno, y ahora, qué?
-pues no sé...tú qué dices, qué te sugiere la idea?
ni puta idea!
risas generalizadas en el ensayo y vuelta a repasar el repertorio:)
de vez en cuando, tras estar tocando veinte o treinta minutos, alguien dice: cucha, que tengo sed, vamos a tomarnos un cervezón y nos sentamos cinco minutos..
acaban siendo veinte minutos de critiqueo, chistes y promesas de mejorar técnicamente
volvemos a ponernos manos a la obra y ya tenemos la última joya, '' Walk'' de Foo Fighters. otra más en la ''talega'' al igual que las canciones que he ido poniendo anteriormente
las relaciones personales entre músicos son como un volcán, en el sentido más devastador de la palabra. es todo fuego, denso, constante y después, piedra, ceniza y minerales que siembran vida. no es difícil crear un ''roce'' entre personalidades. el ego es como el fuego del volcán, sube y sube y todo lo quema, pero la juventud es una enfermedad que se cura con el paso del tiempo.
por suerte para todos, ya vamos teniendo unos añitos en el cuerpo y las responsabilidades adquiridas con la edad nos van poniendo a cada uno en nuestro sitio. aún así, alguna vez se nos revela un ramalazo de ''juventud'', pero quién no perdona a alguien que te ha dado tanto durante tantos años? a fín de cuentas, sólo buscamos la felicidad para que nos llegue en un momento cualquiera

y mantengo humildes mis orejas