NOSOTROS

NOSOTROS

martes, 16 de septiembre de 2014

Holy Land, el misterio de Angra

Gospel, soul, blues, funky, rock, rock andaluz, metal, ópera, clásico...son algunas muestras de mis preferencias e influencias musicales, tanto en lo personal y afectivo, como en lo instrumental y compositivo.
sería por el '97 aprox. cuando, buscando nuevas experiencias sónicas, orejibles, alimenticias, en la tienda de discos de mi colega Jose (muy a mi pesar, ya no existe esa bendita tienda) le dije que necesitaba algo especial, distinto, algo que me aclarara y ne diera otra visión de cómo fusionar el flamenco con el rock, ya que por aquel entonces, yo disfrutaba de mis mejores días como músico, compositor y arreglista con Khayr, una banda de rock andaluz de la que orgullosamente formé parte durante mucho tiempo(pero esto es otra historia que ya contaré)
No preguntó nada más, me conocía muy bien y sabía que era exigente en mis compras. Creo que se perdió en el almacenillo que había dentro de la tienda unos minutos y cuando salió llevaba un disco color ocre y una especie de rosa de los vientos pintada. Quería poner cara de póquer, pero él tambien estaba chalao con la música y una sonrisilla lo delató.
Ni me consultó ni me comentó nada. Como un niño travieso que no quiere compartir lo que tiene en las manos, sacó el disco, puso la aguja en el primer surco y lo dejó sonar...
Escuchamos la primera cara de un tirón, sin mediar palabra. Igual entraron dos o tres clientes, no lo sé, ni los miramos. Entre nosotros tampoco hubo miradas, había miedo de ver en el otro alguna señal de aprobación, escepticismo o rechazo, pero esa cara del disco acabó y había que decidir.
Tras unos segundos de silencio, creo que atiné a decirle algo como '' lo puedes guardar ya, que me lo llevo''.
Cuando me recuperé, le pagué, por supuesto, somos colegas, pero no primos, a cada uno, lo suyo.

El disco en cuestión es '' Holy Land'' de la banda de metal progresivo/roots, Angra.
Por qué me impactó tanto este disco y no cualquier otro? Quizá por que aglutina dentro casi todas las variantes que me gustan: rock potente, música de raices, instrumentos étnicos, buenas voces, maestría instrumentista de todos sus componentes, arreglos muy bien cuidados, creatividad a flor de piel..
Angra es una banda de power metal, con perdón. Y digo con perdón, porque para mí es injusto etiquetarlos en ese género. Estos van un poco más allá, fusionan muy bien su rock con los instrumentos tribales de su continente, ofrecen algo distinto, no son los típicos imitadores de Helloween ni Edguy ni nada parecido. Aquí hay un paso más al frente, a la vanguardia metálica y merecen un punto y aparte.

El disco salió en el '96 y sus componentes son:

Andre Matos: Voz y teclados
Kiko Loureiro: Guitarra
Rafael Bittencourt: Guitarra
Luís Mariutti: Bajo
Ricardo Confessori: Batería

Y la lista de canciones es la que sigue:
 1. Crossing
2. Nothing to Say
3. Silence and Distance
4. Carolina IV
5. Holy Land
6. The Shaman
7. Make Believe
8. Z.I.T.O.
9. Deep Blue
10. Lullaby for Lucifer

No voy a poner el disco entero, sólo una muestra para que os podais hacer una idea de las maravillas que contiene el disco y si os gusta, se puede conseguir fácilmente.
A pesar de los años que hace que se editó, sigue sonando muy bien, la producción es exquisita a mi modo de ver y no ha caido en absoluto, sino todo lo contrario, aguanta muy bien el paso del tiempo


Quizá la pieza más representativa del universo Angra de toda su discografía. Carolina IV podría definirse como una ópera-rock, por el desarrollo musical y la duración, pero es tan variada dicha obra, que se hace divertida de escuchar y parece que pase en un suspiro.

Y vamos con Holy Land. La Canción! La que me cautivó y la que llevo tatuada en el corazón desde el primer día, porque me enamoró.
Empieza sonando unas suaves percusiones tribales, rememorando quizá el Amazonas y acto seguido un muy elegante piano al más puro estilo Felipe Campuzano o cualquier intro que se os ocurra en plan Supertramp, que llevará la canción desde la suavidad inicial a los momentos más bailables( sí, es pura fusión y se mueven los pies e incitan a bailar..)
Tras los primeros compases de piano, entra una flauta muy Jethro Tull, lo cual ya me pone casi de rodillas, pero no da tiempo, porque entra la voz. Una voz suave, delicada, con una melodía perfecta. De nuevo, no hace falta saber inglés para entender lo que transmite esa melodía vocal con el resto de instrumentos. Es sencillamente evocadora de historias de otros tiempos, es elegancia y pasión contando epopeyas pasadas.
Se me ponen los pelos de punta y me quedo sin palabras.


No puedo comentar más acerca de esta obra magnífica, mi intelecto no está a la altura de mis sentimientos hacia ella.
Sólo me queda dar las gracias una vez más a Jose, mi colega, el de la tienda. Un abrazo, amigo!

No pido nada, me conformo con mantener humildes mis orejas:)