NOSOTROS

NOSOTROS

domingo, 26 de octubre de 2014

''La Leona'' de Torres ya era muy sensual

Que la guitarra española era considerada un instrumento ''menor'' hasta bien entrado el siglo XIX es algo que solo saben los amantes de la música en general y los amantes de la guitarra en particular. Esto se debía fundamentalmente a la simplicidad de la construcción del instrumento, ya que  o eran muy incómodas de tocar o los materiales usados no eran los más indicados, se rompían con facilidad, sonaban a poco volúmen, por lo que se hacía inaudible su ejecución y se desafinaban constatemente. Eso unido a que muchas guitarras no aguantaban bien la tensión de las cuerdas al afinarlas  con el resto de instrumentos de una orquesta y acababan rompiéndose.

Pero los días en que la guitarra dejaría de ser la mofa de los instrumentos ''nobles'' estaban contados. Pronto sería considerada como el instrumento más famoso, fabricado y vendido en todo el planeta tierra.

El ''culpable'' de esta transformación como la de la oruga a mariposa, no fué otro que el ilustre luthier almeriense D. Antonio de Torres Jurado nacido en La Cañada, Almería ( 1817-1892 )
Sobre los doce años su familia se instala en Vera, Almería, donde aprende el oficio de carpintero en la C/Ancha, 22.

Bien joven, se casa con Juana María, de trece años y al año siguiente nace su primera hija, María Dolores y poco después comienza una etapa muy difícil en su vida, son desahuciados por impagos, mueren varios de sus hijos al naver y en 1845 muere de tuberculosis su esposa de veintitrés años

Dos años después decide irse de Vera y se instala en Sevilla siguiendo el consejo de su buen amigo Julián Arcas( por aquellas fechas, uno de los artistas favoritos de la Reina Isabel II) instalándose en la C/Ballestilla en 1854 y dos años después, en la C/Cerrajería. Dato clave este último, ya que aquí fué donde construyó su famosa guitarra ''La Leona''.





Por qué es tan importante La Leona, qué hecho significativo tuvo que ocurrir para que este artesano de la madera pudiera visionar la construcción del instrumento que cambió la historia de la música en general y del flamenco y el clásico en particular?
El comunmente llamado ''sistema de tapa con varillas en abanico:


Esta tapa es del año 1885, pero la original era de cinco varillas en abanico y dos transversales sobre la ''boca'' de la caja de resonancia. Esto significó un avance meteórico de la guitarra como instrumento de calidad fiable, unido a la selección curado y elaborado de maderas nobles para su construcción, además de un acabado exterior que la hacía más atractiva y el diseño simulando un cuerpo de mujer la hacían más deseable al tacto y la ejecución.
 Se desarrollarían mejores técnicas de ejecución del instrumento, ya que el diseño facilitaba la comodidad de ejecución del intérprete y las varillas proporcionaban la resistencia adecuada a la presión ejercida de las cuerdas sobre la madera.




Periodo de experimentación con el que recobra las ilusiones y ganas de trabajar, y que se ve reconocido en 1858 cuando obtiene la medalla de bronce en la Exposición de Sevilla, que lo consagra como uno de los mejores constructores de la época.
Fué en esa época donde contrae segundas nupcias con la sevillana Josefa Martín Dorado. De esta relación nace su segundo hijo, Teodoro Torres Martín (1860) e Isabel Torres Martín (1862)

En 1868  recibe la visita de Francisco Tárrega (1868), que le compra una guitarra. Este periodo, conocido como “primera época”, es el más fructífero de su carrera profesional. La importante actividad comercial de Sevilla le permite encontrar todas las maderas necesarias para construir sus mejores y más valorados instrumentos.

Sello original de 1864

Poco despues, sobre 1870 debido a una crisis económica que sacude el país decide regresar a Almería y se instala en la histórica C/Real de nuevo con Julián Arcas. Los dos habían abandonado la fabricación de guitarras debido a la crisis y se instalaron como alfareros, pero sin abandonar del todo el amor a sus creaciones, obteniendo muchos discípulos entre profesorado, luthieres, guitarristas y alumnos de estos.





En 1881 compra su primera casa e instala su taller en el número 80 de la calle Real, en La Cañada de San Urbano, lugar donde construirá guitarras hasta su muerte. En 1883 fallece su segunda esposa, pasando sus hijas pequeñas a asumir las tareas del hogar. Entre 1883 a 1892 se dedica por completo a la fabricación de guitarras, dada la fama que habían adquirido sus instrumentos y la importante demanda que recibía por parte de una nueva generación de concertistas. Construye en este periodo una segunda guitarra para Tárrega y tres de once cuerdas. Visita Barcelona (1884-1885), informándose de su ambiente guitarrístico y recibiendo varios encargos. En 1887 conoce al joven párroco de La Cañada, Juan Martínez Sirvent, quien le ayudará a construir instrumentos hasta su muerte. Torres Jurado era ya un hombre mayor y el temblor de su pulso, cada vez más pronunciado con los años, le dificultaba su trabajo. Después del matrimonio de su hija Matilde (1888), tenía que seguir construyendo guitarras -una media de doce por año- para mantener a su hija pequeña Ana. Murió (19-XI-1892) en el nº 8 de la Rambla de Alfareros, de Almería.




 Torres construyó sus instrumentos a lo largo del periodo sevillano (1852-1869) y del almeriense (1875- 1892), en este último, 155 instrumentos. Tomando como base la construcción de la vihuela de mano española, ha pasado a la historia de la música por haber fijado una nueva concepción del modelo de guitarra, conocido hoy como guitarra de concierto o guitarra clásica española.





 Utilizando el ciprés, el palisandro y el arce como principales tipos de madera, sus innovaciones surgen después de un mayor conocimiento empírico de la estructura del instrumento y de su aprovechamiento acústico.

 Además de haber proporcionado guitarras a los más importantes concertistas de finales del XIX y principios del XX (Arcas, Tárrega, José Martínez Toboso, Antonio Cano, Miguel Llobet, Emilio Pujol, etc.), ayudando así en el desarrollo de la guitarra como instrumento de concierto, sus innovaciones fueron de inmediato seguidas y adaptadas por la mayoría de constructores, tanto de la escuela madrileña (Manuel y José Ramírez, Santos Hernández, Domingo Esteso, Enrique García, Modesto Borreguero, etc.), hasta los principales constructores de la escuela francesa (Robert Bouchet), de la alemana (Hermann Hauser) o de Estados Unidos (Albert Augustine).

Pero, cómo suena La Leona? Es considerada como un Stradivarius. Hay varias guitarras aún del maestro, la mayoría pertenecen a colecciones anónimas, pero algunas, quizá la más importantes por su trascendencia histórica, se pueden seguir disfrutando.







No hace mucho, el Exmo. Ayto. de Almería le dedicó un más que merecidísimo museo al gran luthier que fué D. Antonio de Torres Jurado, un edificio/exposición con forma de guitarra, documentación original, fotos y réplicas de algunos instrumentos.









Se puede visitar y disfrutar en:
RONDA DEL BEATO DIEGO VENTAJA S/N 04002 ALMERIA





Ya poco más me queda por reivindicar de este visionario, ingeniero, carpintero y luthier almeriense que situó a la guitarra española en el lugar donde merece estar.

Historias de gente humilde que dejan huella porque su vida la dedicaron a hacer algo diferente por amor al oficio, porque sus manos no sabían hacer otra cosa que fabricar amor y bondad. 

Me lo dijo un sabio una vez: lo difícil es construir.

Desde entonces mantengo humildes mis orejas:)