NOSOTROS

NOSOTROS

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Yo, sí lo sé.

3:23 minutos
-eso suelen durar de media los temas roqueros: cortos, directos y al cuello.
-una buena canción que se pueda tocar con sencillez, casi sin complicaciones y una voz con la actitud correcta. estamos hablando de Rock, no del concierto de año nuevo en Viena.
-una letra que exprese lo que se quiere decir con relativa claridad, pero que dé juego a varias interpretaciones, que incite a ''sacarle punta'' al mensaje.
-y una vez tengamos los acordes y la melodía con su letra, hay que ''vestir'' la canción.

En la sencillez está la genialidad. Son incontables afortunadamente la cantidad de canciones sencillas (y no tan sencillas) que existen en la música popular desde el siglo pasado hasta nuestros días.
Incluso en algunos conservatorios se han rendido a la evidencia y no sólo enseñan largas obras de piano(en varios casos infumables. es mi opinión) y piezas de Paganini para virtuosos, sino que saben bien del poder de una melodía sencilla que el oyente capata y asimila casi al instante, pudiendo repetirla sin ningún problema  en los siguientes compases.

Os propongo un pequeño reto: cantar mentalmente algo de los Beatles. Fácil, verdad?
Ahora, intentad hacer lo mismo con alguna pieza de Schubert o Chopin, por ejemplo...
No hay que explicar más.

Cuando tocas en una banda de Rock (como en mi caso) y se ha compuesto una canción sencilla, directa y sabes que tiene ''gancho'', no basta con hacer los cuatro acordes que lleva y cantar la melodía.
Sonaría light, soso y aburrido y moriría al siguiente ensayo.
A la composición hay que buscarle su sitio, crear coros, melodías paralelas, hacerla vivir, tiene que respirar y tiene que ser como el vaivén de un barco mecido por la marea, tiene que moverse, hacerte sentir el ritmo, la cadencia y bailar..

Normalmente, la batería hace un ritmo de 4x4, el más sencillo y bailable y el bajo se incorpora casi al unísono en corcheas, o lo que es lo mismo: dos notas/golpes por cada tiempo del compás.
A continuación entra la voz con la melodía y el mensaje. Suelen ser grupos de 8, 16, 32 compases y de ahí al estribillo, donde se confirma todo lo que se estaba insinuando en las estrofas anteriores, pero de forma más clara y directa. Para eso es el estribillo. La parte de la canción que el oyente/escuchante percibe con mayor facilida y le va a hacer recordar y reconocer fácilmente en futuras escuchas.

Y vamos con la guitarra, que es lo que yo intento controlar aún todavía!

Igual que muchos, soy autodidacta, no sé leer partituras, no entiendo apenas nada de solfeo, pero soy todo orejas:)

Una canción de Rock no puede limitarse a tocar con la guitarra los acordes con distorsión y mucho volúmen, tiene que tener todas sus partes bien diferenciadas. Hay que buscar un riff o arreglo de inicio, una forma más o menos ''discreta'' de sonar en las partes cantadas, ya que la voz siempre manda, pero siempre debe sonar presente la guitarra, al igual que el resto de instrumentos.
Tambien tiene que ir dictando o indicando qué parte de la canción viene a continuación, anticipándose en medida de lo que permita la composición, por medio de arreglos, que pueden ser desde un acorde y cambio de tono, hasta otro riff o una progresión armónica.

Si la canción ''lo permite'', si es adecuado, lleva un solo de guitarra, aunque esto no es una ley inamovible, pero en el Rock lo que mola es que la guitarra dé su punto de vista sobre la canción, es decir, poner la guinda sobre la melodía vocal, un momento de respiro para el que canta y un momento de travesura para el guitarrista.

El solo de guitarra debe ir más o menos en consecuencia con el resto de la canción, aunque para eso son los solos, momentos de libertad de expresión.
Aquí entra en juego la pericia del ejecutante y su buen gusto a la hora de expresar lo que quiere decir con la guitarra. Puede ser otra melodía parecida o diferente a la de la voz, puede ser un arreglo en forma de dobles notas o cualquier otra cosa que necesite la canción, pero lo que nunca puede, es sonar aburrido, soso, para eso, mejor no hacer nada y limitarse a acompañar la canción hasta la siguiente parte.

Hay canciones que te permiten ritmear en el solo y otras, que te diviertas y te vuelvas un poco loco. A mí me gusta ser de estos últimos. El Rock debe ser ante todo, divertido, enérgico y los solos de guitarra tienen que ir por el mismo camino.

La canción que os comparto, la compuse en poco más de una hora. Las musas fueron muy complacientes conmigo aquel día y no se hicieron de rogar.
Cuando llegué al ensayo, todo fué positividad y enstusiasmo cuando la escucharon. Unos arreglos de voz por aquí, unos arpegios por allí, ahora unos armónicos a lo Steve Vai, medio solo a lo Estevie Ray Vaughan y unas diablurillas a lo Van Halen y ya tenemos temazo rockero!

Por cierto, los guitarristas que acabo de mencionar son dioses. Ni por casualidad me acerco, los he citado como referencia, como un ejemplo para que os situeis, repito que soy músico a tiempo parcial y no sé solfeo.

La canción se llama ''Rock&Roll Mama'' y va de cuando eres jovenzuelo, mozalbete, de los primeros brotes de rebeldía que son ley de vida, de los amiguetes y de cuando los papis preguntaban:
-tanta música, tanto guitarreo!
-Rock&Roll, mama
-...y no sé pa qué..


video

Esto es todo, espero que os guste, el video pertenece a un concierto en un bar de la playa. Las olas rompían a escasos diez metros de allí, pero se puede subir el volúmen:)

Cuatro años después de esto, sigo manteniendo humildes mis orejas.

(G. H. ) ya sabes que me refiero a tí:)