NOSOTROS

NOSOTROS

viernes, 30 de enero de 2015

Grecia, Francia, Inglaterra...Almería?

Qué cosa tan extraña, verdad?
No me refiero a intervenciones de potentados europeos, ni a complots conspiranoicos para invadir mi ciudad, hay otros blogs muy recomendables para eso y sería muy decepcionante por mi parte hablar de cosas que me vienen grandes, no las entiendo ni las quiero entender.

Como cantaba DIO, ''long live rock'n'roll''

En las últimas fechas nos han ido dejando una serie de personas y personajes muy relevantes en la cultura general, entre ellos por ejemplo Joe Cocker, Demis Roussos y la última, Amparo Baró, gran actriz, rescatada a la primera línea de popularidad que merecía gracias a la serie ''7 vidas'', dando vida a Sole, personaje al que dió vida y que hoy, viendo la situación del país, más de uno envidia a ese personaje, la Sole, porque le pagaban por dar collejas a un político.

Pero no me voy a referir a Ella, a quien quiero destacar es a Demis Roussos, un artista que logró una merecidísima fama mundial, hoy denostada por elegir su hit single ''triki triki'', para la guasa en videos de bromas, rellenos en programas televisivos de dudoso buen gusto y como banda sonora en alguna peli guarrilla de serie Z.






Artemius Venturis Roussos
Nació el 15 de junio de 1946 en Alejandría, en medio de una comunidad ortodoxa y rodeados de musulmanes, por lo que ya desde niño quedó impregnado de ambas culturas, de las que aprendió tradiciones populares de formas de música y demás expresiones artísticas.
Desde niño mostró un gran apego a la música y formó parte del coro de la iglesia griega bizantina a la vez que estudiaba solfeo hasta 1961 que tienen que regresar a Grecia por motivos bélicos, políticos y religiosos.
Instalados en su país, él sigue teniendo su pasión por la música más viva que antes y a los 17 forma su primer grupo, ''The Idols''





Como aprendió a tocar el piano, la trompeta, la guitarra y el bajo, no tenía problemas a la hora de tocar casi cualquier cosa que pasara por su cabeza. Un día el cantante de su grupo no fué al ensayo y Demis se atrevió a cantar,
Y así empezó todo...

En 1966 conoció a otro griego, ''un tal''  Vangelis, con el que encontró una nueva forma de dar salida a sus inquietudes musicales, formando lo que a la postre sería una de las bandas de rock sicodélico/progresivo más influyentes del género, Aphrodite's Child banda que gozó de cinco años de vida, con los que publicaron tres discos:
-End of the world 1968
-It´s five o'clock 1969
-666 1972



Discos que contenían gemas como ''rain and tears'' o ''I want to live'' por poner un ejemplo.
El primer disco era el más ''comercial'', con temas más orientados al folk y al pop, lo que les genero un montón de seguidores en media europa, especialmente en Inglaterra.
El segundo disco ya vino un tanto oscurecido debido a los roces internos de los componentes, ya que Vangelis quería evolucionar hacia algo más sinfónico y los demás querían seguir en la senda de la comercialidad. Se encontraban en Francia componiendo y grabando, ya que no pudieron ir a Inglaterra donde les esperaban, al haber probemas de visado y estancia, por lo que vivieron en París toda la revuelta del '68
El tercer disco salió a la luz tras dos años de estar retenido por la discográfica al no estar de acuerdo con el contenido, ya que habla sobre La Apocalipsis de Juan, 13/18 inspirado en el libreto del escritor griego Costas Ferris. Para mi gusto, el mejor disco, el más arriesgado, experimental y dictatorial (afortunadamente esta vez) por parte de Vangelis, que no dudó un instante en componer toda la banda sonora cuando escuchó las propuestas del resto de la banda.
Unas pocas giras por parte de Europa, recalando especialmente en Inglaterra y finalmente, se disolvieron, iniciando cada uno su respectivas carreras en solitario.

..y pasaron un par de años..

una tarde cualquiera de sábado en el pueblo, poco que hacer, excepto esperar el verano, casi no había escuela, pero por las tardes habría el Teleclub, un lugar modelno, punto de encuentro de mozalbetes fumando ducados, pantalones con patas de elefante y camisas con picos más grandes que un mantel,  bebiendo refrescos de cola y naranja mezclado con vino del lugar y una máquina grande, casi como un mueble de comedor al que le metías un duro (5 pesetas) y sonaba una canción
Mi hermano mayor tenía reunión con sus paisanos y a mí me obligaron a ir con él, lo que vulgarmente se llama hacer de carabina, no vaya a ser que al muchacho le entrara por el ojo alguna pelagarta y le arruinara el futuro a la eminencia!

Pero mira por dónde, una de las veces que pusieron música sonó una canción y un tipo cantando muy bien me llamó la atención. No sabía ni quien era, ni cómo se llamaba, pero me gustó mucho. Le estuve dando la paliza a mi hermano no sé la de tiempo, pero poco más tarde en casa había un disco..





Canciones de una época ni mejor ni peor, un estilo desarrollado muy personal, limpio, sensible y positivo, canciones que acompañaban esas tardes de invierno de brasero y chocolate, de juegos en la mesa de camilla, de las primeras miradas furtivas y de encuentros a escondidas.

Canciones que sonaban al salir del cole, porque el Teleclub estaba justo al lado y entre ir a casa y quedarme allí escuchando música, prefería casi siempre la segunda opción, a pesar del incomodo de mi hermanísimo, por supuesto.



En dos meses de trabajo, graba su primer disco, ''fire and ice'' donde viene esta canción, ''we shall dance'' que en el verano del '71 se convirtió en todo un hit single en Europa y tambien en su país.
En 1973 sale ''forever and ever'' y consigue además girar por Sudamérica, vendiendo en esa fecha más de dos millones de discos..

Demis Roussos nunca se durmió en los laureles, editó bajo su nombre 34 discos, una productividad musical al alcance de muy pocos artistas.
Luchó contra la obesidad y en los 80's publicó un libro sobre su enfermedad '' a question of weight''.
Como anécdota, secuestraron en 1985 un avión donde él iba como pasajero y los secuestradores celebraron con Demis su cumpleaños, orgullosos de que esa personalidad tan relevante de la música fuera su rehén.


Esto no es un ''goodbye, my love...'' es un hasta siempre Demis, gracias por cantar para mí en ese pueblo en los 70's cuando no había mucho que hacer en esas oscuras tardes de otoño e invierno. Junto con Led Zeppelin, Moody Blues y Les Humphries Singers, llenaste mi infancia de otros colores y otras formas de ver, sentir y vivir.







Mantengo humildes mis orejas