NOSOTROS

NOSOTROS

sábado, 14 de febrero de 2015

Me miró y todo cambió. Fué su luz, fué su amor.

Tendría unos nueve añitos cuando empecé a sentir mariposas estomacales. Era una sensación extraña, casi conocida, aunque diferente a las del cariño que sentía hacia mis padres o hermanos. A ellos sabía que los quería y los necesitaba para todo, pero esta sensación de ir en una montaña rusa, me desbordaba, no sabía cómo encauzar ese torrente de sensaciones y sentimientos que me habían atropellado esa tarde en la escuela, cuando la morenita de pelo corto me miró y me sonrió.

Estaba sentada una fila por delante de mí y recuerdo que se volvió con esa sonrisa inocente que dejaba ver en primer plano todos los dientes que tenía. Y todos los que no.
Me rozó la mano suavemente y con brevedad y después se volvió a sentar correctamente como si nada hubiera pasado, aunque yo creo que se dió cuenta hasta Ghandi.

Tambien recuerdo que desde ese momento hasta bien pasados unos meses, yo no era yo. Me había poseído una de las cabras de mi vecino Ramón, estoy convencido, porque aquello no era normal, no se podían hacer tantas gilipolleces sólo porque ella estaba delante y cuando no estaba, pensaba en todas las que podría hacer, pero siempre había cerca alguien (como por ejemplo, mi amada hermana mayor. un beso, guapa, que sé nos lees) que se encargaba de hacerme olvidar sin contemplaciones las más absurdas pero inocentes (o no tanto) ideas que se me iban ocurriendo, como cazar una lagartija y dársela dentro de un sobre con su nombre escrito. El de la lagartija no, el de ella.


Épocas de una vida que guardo con cariño e ilusión, porque sé que no volverán a repetirse nunca más en la historia del universo, historias y sentimientos únicos, especiales, llenos de magia e inocencia, igual que los has tenido tú y cualquier ser humano que esté o haya estado aquí, en el mundo de los vivos.

Pero el tiempo pasa, pasan los días, los meses, los años y creces y avanzas en la vida e inevitablemente el sentimiento que experimentaste aquélla vez un buen día se vuelve a presentar ante tí y aún haciendo toda la oposición a ello con todas tus fuerzas,caes rendido ante la luz, el brillo del sol, te sientes flotar, el mundo se para y de pronto, te sientes eterno, indestructible, parece que tus sentidos duplican su efectividad, eres una maravilla de la naturaleza y tu única ambición es estar con esa persona, hacerla reir, verla feliz!

''luce el sol en todas las esquinas
y en mi alma nace una ilusión.
es el despertar de un nuevo día
y en un sueño encontré la razón:

me miraste y entraste
en mi corazón
y en tus ojos, por fín!
descubrí el amor''

                                           KHAYR

Dicen que el amor todo lo puede, todo lo arregla, todo lo cura y es todo locura, pero es una locura esto del amor.



 Tambien me enamoré de la música. Ella es la ''culpable'' de muchas decisiones firmes que he tenido que tomar en mi vida, me acompaña desde que apenas andaba hasta el día de hoy, cada día, incansable, sorprendente, provocadora de mil y una sensaciones indescriptibles para mi alma, siempre con un vestido nuevo, siempre con un nuevo peinado, un nuevo brillo en su rostro, siempre dispuesta a darme lo mejor que tiene a cada momento que pasa, a cada vez que respiro y yo la miro y la siento y no me niego y me entrego.



Qué sentido tendría la vida sin amor? Seguramente no hubiéramos bajado de los árboles, ni se hubiera construido el Taj Mahal ni se hubieran fabricado las más bellas ropas ni tejido telares de seda ni se hubiera podido inmortalizar la belleza en forma de pinturas o fotografías. Seríamos una especie salvaje, primitiva, oscura.
No se hubieran podido escribir los versos más hermosos para tí aquél día ni hubieras sentido la necesidad de ir ahorrando con mucho sacrificio mes tras mes, renunciando a muchas cosas necesarias para tí, a cambio de hacerle ese regalo que sabes que tanta ilusión le va a hacer.

Lo que sea, por verte sonreir...


''quiero verte al fín
y poder sentir,
quiero tenerte cerca.
poder descubrir
que estás junto a mí,
quiero estar siempre cerca,
cerca de tí...''

                                                KHAYR


Confesaría muchas cosas, que sin tí no soy nada, como dice esa canción.
Que contigo soy mejor, lo digo yo, lo sabes tú.

Que te espero, que me esperas, que te quiero, que me sueñas, que te amo, que me anhelas, que te busco, que me encuentras, en el cielo y en la tierra se amontonan en tu puerta.
Todos callan, todos miran, a ver si sale la estrella, a ver a donde camina, a ver si nos ilumina, a ver si es tan guapa de cerca.


Eso es para mí el amor, un río de sensaciones, de emociones y de vida por vivir y por compartir, una vía directa a la eternidad, al sueño eterno..


Soy un roquero irrecuperable, lo sé. Pero soy yo y así va a seguir siendo hasta el día del sueño eterno.
Hoy catorce de Febrero es el día indicado para este tipo de cosas, pero el verdadero amor no entiende de fechas, ni de actividades comerciales impuestas.

El amor sólo sabe de amor.