NOSOTROS

NOSOTROS

viernes, 24 de abril de 2015

Dr. Jeckyll & Mr. Rock: ''El Grito de El Martillo de los Dioses''

El hit-single por excelencia que cualquier artista quisiera tener para un disco de consagración como el tan discutido Led Zeppelin III es decir, el tercer disco de La Mejor Banda de Rock de todos los tiempos:

           





2:26 de pura energía, de actitud, un K.O. técnico desde que suena la campana, en términos pugilísticos.

2:26 que dejan muy claro que los Zeppelin están más que consagrados desde la edición y mastodóntica gira del anterior disco.

La canción empieza con la apisonadora Ludwig, la marca que hizo famosa John Bonham para el rock, marcando un caprichoso pero demoledor ritmazo que es el sello característico de esta banda, junto con un riff de guitarra del amigo Page que a la postre será más que imitado, plagiado y usado en programas deportivos, films, documentales, anuncios de TV, cuñas de radio y un largo etcétera




John Paul Jones aporta  un arreglo de bajo tambien muy serio y machacón hasta que llega la parte conocida como estribillo, donde nos vuelve a dar una lección magistral de desarrollo virtuoso de acordes sobre un bajo pedaleando sobre notas añadidas..

Robert Plant entra de una forma salvaje. El apodado ''cantante de la voz ingrávida'' nos vuelve a deleitar con otro de los gritos más famosos del universo roquero. Esos ''a-a-aaaaaaa- ah!!!'' quedarán para la posteridad por ser casi inigualables en tono, en feeling y en estilo.


''Inmigrant song'' hace mención a la expansión vikinga:

''Venimos de la tierra del hielo y la nieve,
Desde el sol de medianoche donde sopla la primavera caliente
El martillo de los dioses va a conducir nuestros barcos a nuevas tierras,
Para luchar contra la horda, cantando y llorando: Valhalla, estoy yendo!''




La parte que hace referencia al martillo de los diose dió lugar a que tanto fans como crítica especializada se refiriera a ellos como:  El Martillo de los Dioses.




El Dr, Jeckyll está que hecha chispas, abrumado, superado por la originalidad de Led Zeppelin, Mr. Rock se lo ha puesto esta vez muy muy difícil para que encuentre versiones de otros artistas que superen al original, pero claro, hablando de esta banda, todos los artistas se quedan pequeños.

Los podrían ''igualar'' con tecnología actual como hicieron Trent Reznos y Atticus Ross:


No está nada mal .......haciéndolo con samples, máquinas y cutro mil efectos en la voz. No es restarle mérito, tiene un trabajazo y una discográfica detrás poniéndoles a su disposición todas las herramientas necesarias, pero que no se nos olvide que los originales vivían en la era analógica.
Sí, ya existían un montón de trucos de grabación y un buen número de pedales de efectos para guitarra y bajo, pero no existían cajas de ritmos, ni samples, o realmente tocabas y cantabas muy bien, o no había forma de realizar milagritos discográficos como hoy.

Quizá la magia del directo sea la única que se atreva a acercarse en calidad y fuerza a las canciones de Zeppelin y el mejor exponente encontrado lo han hecho Slash quien fuera guitarra de Guns'n'Roses y Myles Kenndedy, cantante de Alter bridge. Ambos, artistas más que reconocidos en sus respectivas carreras.

Slash no tiene nada que envidiar a Page como instrumentista, pero el abanico estilístico y compositivo de Jimmy es muy difícil de conseguir, aunque está dejando un buen legado de canciones que pasarán a la historia como el riff de ''sweet child o' mine''.
Myles tiene una gran voz, fuerte, aguda y batallada, con un timbre de acento nasal muy característico y reconocible, pero sin la amplitud de registros y la sensualidad de Mr. Plant.

No por esto desmerecen ninguno de los dos, al contrario, hay que tener lo que hay que tener para salir al escenario y atreverse a hacerlo y salir bien librado. Al menos estos lo hacen, otros no son nada sin maquinitas.


Muy grandes! Y muy profesionales estos dos chicos.

Por eso y otras muchas más cosas me gusta el Rock, por la actitud de: esto lo hacemos por nuestros santos bemoles!


Innecesario añadir nada más sobre estos dos artistazos, verdad?

Los buenos siempre acaban juntándose!!



Pero bajo el grito de El Martillo de los Dioses.





Mantengo humildes mis orejas:)