NOSOTROS

NOSOTROS

viernes, 10 de abril de 2015

Vai, Devin y Anneke, Sex & Religion, Epicloud and Gentle Storm

Yo soy de los que creen que el instrumento musical más antiguo de la historia de la humanidad es la voz. Llevado a nuestros días y teniendo muy encuenta todos los avances tecnológicos que han surgido y se siguen desarrollando para plasmar en un formato los ruidos ordenados que somos capaces de crear en forma de música, no dejo de pensar siempre lo mismo: en un mundo sin ningún tipo de tecnología, lo más importante, lo único que tendríamos como forma de expresión artística sería nuestra voz.

Como amante de la música que soy y guitarrista y compositor, he llegado a darme cuenta y por consiguiente llevarlo a cabo, la forma de componer. Creo que he dicho en otras ocasiones que prefiero tener en mi banda un buen cantante antes que a un virtuosos de la guitarra o cualquier otro instrumentista.

Me emociona mucho más un llanto quebrado de Sister Rosetta Tharpe u Otis Redding que un despliegue de virtuosismo de Al di Meola, sin desmerecer en absoluto a éste último, faltaría más!

Tengo a la guitarra como una forma de expresión y una herramienta de ayuda para la voz, por eso no la veo como Steve Vai, genio donde los haya, capaz de hacer con ella cosas impensables. Vai era un guitarrista en el anonimato, hasta que un día lo llamó otro genio, Frank Zappa, que buscaba un buen guitarrista para su banda. Su música no es nada fácil de asimilar, entender y mucho menos de ejecutar. Se asombró cuando le dió unas partituras que tenía guardadas y Vai fué capaz de tocarlas según iba leyendo.

Los buenos acaban siempre juntándose!

La guitarra no sólo debe servir para hacer de soporte en una banda o hacer esos espectaculares solos que tanto me ponen los pelos de punta, debe usarse tambien (y aquí mi insistencia) como otro instrumento, no sólo su afinación standard en 4:40, tambien hay que poner la humildad necesaria al servicio de la voz cuando ésta necesita expresarse de una forma muy especial.

En estos casos es imperativo saber el rango vocal de la persona, sus posibilidades y límites físicos y técnicos y si eso conlleva alterar la afinación en una cuerda o todas y adaptar y adoptar otros modos o acordes, vuelvo a repetir la necesidad de visualizar la guitarra como si fuera un teclado, un harpa o un violín.

Y como todo pasa y todo llega, recuerdo un día que me encontré un colega de profesión y me dijo: ''no sé qué pensar, estoy desilusionado, Steve Vai ha sacado un disco con canciones cantadas!''.

Aquello me resultó extraño a mí tambien en su día y no terminaba de entender el por qué de aquél paso en su carrera. El gran Vai, el malabarista de las siete cuerdas, patrocinado por Ibanez, sacando un disco ''cantao''.

El disco se llamaba ''Sex & Religion'' y fué editado en 1993 no sin ''polémica'' entre los ''puristas'' del género de discos instrumentales donde priman son las interpretaciones imposibles, pero Vai siempre tan inmerso en sus asuntos esperituales sentía la necesidad de poner voz a unas canciones que tenía compuestas y no terminaba de verlas completadas, les faltaba algo y ese algo se lo dió un chaval de diecinueve años, canadiense, multiinstrumentista y con una gran cantidad de registros y recursos en su voz:
Garret Devin Townsend (5-5-1972)
Aquí podemos ver a un desenfadado Devin al servicio de Vai y es tan humilde, que hasta le sujeta la guitarra al final para que Steve se siente con Jai Leno.


Tras este disco y correspondiente gira, Vai siguió a lo suyo, es decir, discos instrumentales, colaboraciones y una dilatada carrera de éxitos.

Devin inició su carrera en solitario, ya llevaba unos años tocando con su banda, Strapping Young Lad, banda de Metal extremo, con los que publicó varios discos y en  1997 inició su carrera en solitario como Devin Townsend y la paralela Devin Townsend Project.
¿Por qué dos bandas casi iguales? Por una razón clínica: Devin fue diagnosticado de bipolaridad y eso le lleva a tener dos corrientes musicales muy diferenciadas: una, la primitiva, la del Heavy Metal y otra, la de la música ambiental, casi Chill-Out, con pinceladas Folk.
Asi puede dar salida a todas sus inquietudes personales y ha publicado entre 1997 y el día de hoy discos tan dispares (pero no exentos de calidad) como Infinity y Alien, Devlab(ambiental) o Synchestra(con polkas!)

Como cantante y compositor que es, aprendió a sacar de su garganta las mejores posibilidades y eso fué viendo su guitarra como dije antes, viéndola como algo más, estudió su rango vocal y empezó cambiando la afinación a Open C (Do abierto) con las cuerdas al aire teniendo estas notas:
 C,  G,  C,  G,  C,  E.
(do, sol,do,sol, do, mi) de sexta cuerda a primera, pero actualmente la ha bajado un semitono, es decir, usa la afinación Open B.
Con esto se consiguen otras sonoridades, unos bajos más profundos y con dos dedos obtener unos acordes envolventes, mágicos, algo que no se puede conseguir con una afinación standard.

Sus ''musas'' son tan diferentes como Led Zeppelin III, John Williams, Trevor Jones, Igor Stravinsky o Raví Shankar.
Su música es envolvente y etérea a la vez que rotunda y fiera y sus canciones no son las típicas de estribillo, solo, etc. casi nunca utiliza solos de guitarra, tiene muy claro lo que quiere transmitir y utiliza el llamado ''wall of sound'' que hace que todo suene sinfónico, cuando en realidad hay dos guitarras, bajo, batería y teclados, todo tocado por él mismo.

Y llegamos a Epicloud, el disco que más me gusta de Devin Townsend!
Aquí dió un pasito más en busca de el resultado perfecto en las voces.

Todos los buenos terminan juntándose!

Esta pequeña obra de arte nos muestra a un Devin Townsend en plenitud de rendimiento vocal, pasando de sonidos casi guturales hasta pasajes operísticos y su expresividad corporal le da ese plus de showman al borde de la locura que le ha hecho tan famoso y respetado. Junto a él se encuentra haciendo su ''otro yo'', nada más y nada menos que la gran Anneke van Giersbergen, la que fuera vocalista original de la banda The Gathering y colaboraciones con bandas del calibre de Within Temptation y otras cantantes como Amanda Somerville(Trillium, Avantasia, Epica..) y tuvo su propia banda, Aqua de Annike y actualmente artista en solitario y liderando a la vez a The Gentle Storm, acompañada en las voces con Marcela Bovio (Stream of Pasion) editando un gran disco.
Mi punto polémico es con The Gathering, buena banda de pop rock, pero Anneke no me terminaba de encajar ahí, notaba que los temas no estaban del todo pensados para ella. Sí, hay algunos momentos, pero no tienen para mi gusto ningún disco ''redondo'' en el sentido de que todos los intérpretes estén fundidos en la música.
Lo comprobé años más tarde cuando la ví en un gran concierto cantando a dúo con Sharon den Adel. Ahí por fín! pude disfrutar plenamente de todo su potencial como cantante.
Y Epicloud me ha vuelto a confirmar todo lo anteriormente dicho: hay que buscar el rango de voz del que va a cantar y adaptar la música a esos parámetros.

Algo que conseguiría hacer con ella el loco de Devin, dejando buena muestra de ello a lo largo de todo el disco.
Mucha atención a los juegos vocales!
Desde luego no se puede sacar mejor rendimiento a una garganta y mostrar tanta variedad de registros. La canción rezuma energía por los cuatro costados. Si no te dan ganas de saltar y gritar, es que el Rock no es lo tuyo.

A Devin lo describen como prolífico y excéntrico, algo que debe ser cierto, viendo la cantidad de discos que tiene y la variedad estilística que encierran, lo cual me parece cuanto menos, admirable y digno de aplaudir, no todos los artistas que salen en nuestra tele pueden decir lo mismo.
Me alegra sobrmanera que Anneke ya sea consciente de su capacidad vocal, ya que sabe cuales son las tonalidades que mejor le vienen. Lo he comprobado satisfactoriamente de nuevo con el disco de The Gentle Storm que acabo de citar, pero sigo inmerso en Epicloud, aunque no lo parezca jeje
Poco más que añadir a esto, todo un Show con mayúsculas, un concierto llevado a la máxima expresión del teatro, unos músicos serios, contundentes, sonando compactos y tanto Devin como la bellísima Anneke ofreciendo sus mejores registros.

Los buenos siempre acaban juntándose!

Y como la guinda de mi pastel, una perlita que encierra el disco:

Y recordad: podeis tocar esta canción afinando vuestras guitarras en Do abierto o Open C.

Yo me retiro a mis aposentos a seguir ''juntando letras'' para la siguiente entrega.



Mantengo humildes mis orejas:)