NOSOTROS

NOSOTROS

domingo, 6 de septiembre de 2015

No me contradigas y cómete estas migas! (by Coquito)


Hola amiguitos y amiguitas, mucho tiempo hacía que no os visitaba y como supongo que tendreis hambre, os traigo una buena receta, un plato típico de mi tierra, pero antes nos vamos a meter en ambiente con un poco de música para armonizar la tarea.


Uno de los platos típicos de la tierra son las migas. Migas con tropezones! Una comida tradicional que aquí es costumbre tomarlas cuando llueve, a modo de celebración y agradecimiento para la tierra y el campo que reciban ese regalo del cielo, aunque tambien se disfruta mucho de ellas en verano, en feria o en los chiringuitos de la playa con unas buenas sardinas a la plancha, que es cuando más sabrosas están, de mayo a agosto, es decir, los meses que no tienen ''R''.






Para preparar este sencillo banquete, vamos a necesitar los siguientes ingredientes:

* Las medidas las voy a dar en tamaño equivalente a un vaso de agua de tamaño normal.

-dos vasos de harina de sémola
-dos vasos de agua
-1/2 vaso de aceite de oliva virgen extra
-cuatro o cinco dientes de ajo
-sal

Preparación:
-una vez dispuestos todos los ingredientes, comenzamos la elaboración
-ponemos una sartén onda al fuego con el aceite, doramos los ajos y los reservamos.
-echamos un poquito de harina por encima del aceite.
-cuando se empiece a tostar un poco, echamos el agua con cuidado, pues puede saltarnos.
-agregamos una cucharadita de sal.
-cuando empiece a hervir, volcamos la harina de una vez y vamos moviendo para que se integren la harina y el agua y vamos removiéndolas a fuego medio/bajo. así se irán cociendo y quedando sueltas.
-a media cocción, agregamos los ajos y rectificamos de sal ; se terminan de remover cuando veamos que están esponjosas y sueltas.
-yo suelo freir los pimientos y el tocino en el mismo aceite donde voy a elaborar las migas con el fín de aromatizarlo.
-se apartan y se comen calientes, acompañadas de tropezones como: pimientos fritos, sardinas, rábanos, aceitunas, tocino frito, chorizo, morcilla, carne de matanza , etc.

Y recordad una cosa: hay que esperar el plato, nunca debe esperarnos él a nosotros.



Venga, todos a la mesa, que se enfrían!