NOSOTROS

NOSOTROS

lunes, 9 de noviembre de 2015

Dark Moor, Project-X, el paso definitivo.

A mediados de los 80's la banda alemana Scorpions sacaron a la venta un doble en directo titulado: ''world wide live'' que los encumbró merecidamente a la cima mundial del rock.

Alemanes cantando en inglés.

Sin acento, sin ''dejes'' delatores. Una colección de hits concentrados en dos discos espectaculares que reflejaban perfectamente el buen estado de forma de toda la banda.

Poco tiempo después leí en una entrevista a Klaus Meine, el cantante de la banda, al preguntarle el entrevistador cómo  hacía un alemán para cantar en inglés y que no se apreciara el acento de origen, a lo que Klaus contestó: supongo que como cualquier otra persona de otro país con otra cultura y otro idioma, cantando en inglés, hablando en inglés y pensando en inglés. Es muy trabajoso pensar en tu idioma original, traducir mentalmente y expresar después lo traducido, es una pérdida de frescura y de tiempo. Mejor pensar y hablar directamente en inglés y así resulta todo más fácil.

Qué tiene esto que ver con Dark Moor? Para mí está clarísimo. una banda de power metal madrileña cantando en inglés y dejando constancia de nuevo de que el idioma no tiene por qué ser un obstáculo en la expresión musical.

Soy un firme creyente y defensor del idioma inglés para el rock. Dark Moor tiene varias canciones en la lengua de Cervantes, todas de gran calidad interpretativa, pero ha sido en este disco (cantado íntegramente en inglés) donde mejor luce la voz de Alfred Romero, donde se le aprecia cantando con más comodidad. Supongo que será por la adaptación de los tonos de las canciones a su rango vocal y a la pulcra elección de progresiones de acordes que ha seleccionado Enrik García una vez más para crear este fabuloso compendio de buen gusto compositivo que es PROJECT-X


Me atrevería a definir esta obra como un cambio de aires, un paso adelante, un disco conceptual. Nada de piratas y caballeros de esbelta figura, la ''reinvención'' arriesgada les ha llevado a salir no solo de su zona de confort, lo cual es más que loable y admirable por su valentía, sino que no contentos con contar historias cercanas, han lanzado un mensaje al espacio exterior, a las constelaciones, a otras formas de vida más allá de Orion.
Un compendio de esperanza, amor y eternidad, una apuesta valiente, estimulante, una nueva propuesta. No hay canciones de dos minutos y medio en plan trallazo directo de speed metal. No lo hecho en falta y supongo que ellos tampoco, porque en el disco no hay ni rastro. Ni falta que hace.

Al empezar a sonar Project-X nos encontramos una intro de poco más de un minuto, instrumental, con sintes, orquestaciones, con ecos a esas míticas películas del espacio, Odisea.., Stars Wars, Stargate, etc. que desemboca en Abduction, como carta de presentación.

Contundente, veloz, cañera y a la vez melódica, madura, con buenos arreglos, ejecutada con limpieza y muy evocadora de pasajes cinematográficos. Los coros para mí, junto con los arreglos orquestales, son el plato fuerte y el sello de calidad distintivo de todo el disco.

La siguiente es Beyond the stars. Aquí toman aire, comenzando con un piano minimalista y una voz suave, muy nítida para a los pocos segundos empezar un medio tiempo alegre, heavy, de cuidadas melodías, no sólo en la voz, las guitarras suenan en su justo nivel, destacando en los momentos precisos, pero son los coros como decía anteriormente, los que van dejando gotas de calidad, la guinda del pastel de cada canción.

Conspiracy Revealed es la canción más ''motera'' del disco, la más corta en duración, algo más de tres minutos, con un solo de guitarra muy acertado, una vez más. Ese sonido distorsionado fundido con el wah-wah le dan ese gustillo cañero y espectacular para que los demás hagamos un gran ejercicio de air´guitar. Los coros de nuevo, llevando a la canción mecida y contrapunto perfecto para la voz solista.

I want to believe es la siguiente. Para mí, una de las joyas del disco sin discusión. Una bendita inspiración, sólo posible para compositores que aman la música y aquí vuelve a quedar muy claro que no ha sido producto de un error componiendo, es de esas canciones que sabes que te van a acompañar durante muchos años y las vas a recordar siempre. Muy acertada (de nuevo) la progresión de acordes, la melodía parece sacada de la excala mixta o hindú, no me he puesto a tocarla, pero me da esa sensación.
Es una preciosidad que va jugando entre acordes mayores y menores creando un ambiente idóneo entre pasión y esperanza. Y en los coros, qué más puedo decir, los mejores ecos a la época dorada de Queen. Esto no es pretencioso ni comparativo. Al contrario, no me duelen prendas en reconocer lo grato que me resulta escuchar este recurso. Las comparaciones son incómodas en la mayoría de casos, pero en este, es justo reconocerles la maestría.
Nada me gustaría más que saliera de entre los surcos la voz de Mr. Mercury. Desgraciadamente no puede ser, pero ellos me lo recuerdan y a mí me encanta el resultado.

Bon Voyage! otro temazo de ritmo asincopado en los inicios de las estrofas que a mí me recuerdan a un tango hasta que llega el estribillo. Aquí de nuevo los coros a lo Queen vuelven a darle a la canción esa denominación de origen que yo llamo maestría:
El interludio no puede ser más Queen, hasta el solo de guitarra destila ecos de B. May y repito, no es una acusación, es un piropazo que le mando a Dark Moor en forma de agradecimiento y admiración a esta valiente obra, cargada de personalidad y buen gusto.

Existence es la continuación del disco en forma de golpe heavy bien controlado, con un buen pre-estribillo a medio tiempo que da lugar a un coro principal ''into the existence'' repite en cada frase sin resultar repetitivo y de nuevo unos buenos coros arropando la voz.

Imperial earth se inicia con un redoble de caja evocador de una batalla militar seguido de coros épicos y una resolución digna de unos Orden Ogan contenidos. Aquí quiero resaltar el buen hacer de la batería, dándole a cada parte de la canción lo que está necesitando, con muy buen control del doble bombo y unos breaks muy bien seleccionados.
Llegando al final del tema, se escuchan unas voces futuristas, de robótica, que no sé por qué, pero me traen a la memoria el ''I Robot'' de Alan Parsons. Ná, cosas mías:)

Llegamos a Gabriel, penúltima canción del disco y la seleccionada como single de adelanto, lleva camino de convertirse en clásico en los conciertos, habrá que estar muy atentos y gritar al unísno ''lights it's over me'', porque lo merece, es un estribillo positivo, alegre e invita a cantarlo una y otra vez. Excelente!


La última canción que cierra el disco es otra obra maestra según mi punto de vista. There's something in the skies. Broche de oro para esta entrega llamada Project-X  y de nuevo vuelvo a apreciar la maestría de esta banda, que saben muy bien lo que llevan entre manos.
Qué recordamos siempre de un concierto? El inicio espectacular y el final con todos los fuegos artificiales.
Pues eso mismo han hecho los chicos de Dark Moor en este disco, un expectante inicio, un buen puñado de canciones y un final de película, digno del gran show que acabamos de presenciar y cierran con esta perla en forma de himno de un poco más de ocho minutos de duración.

Un piano elegante, una melodía de voz digna del mejor cine musical de Hollywood, que va derivando en un tema sosegado, elegante, con armonías y arreglos preciosistas. Ha sido un parto bien recibido y han mimado a la criatura como merece.
Cuando grita en el punto álgido '' it's love'' me llega al alma, suena como la última melodía que quiero escuchar antes de cerrar los ojos..

Una obra maestra para cerrar un muy buen disco de los madrileños Dark Moor.

No puedo ser objetivo con el arte en ninguna de sus expresiones y menos con la música. Ya hay quien dice por ahí con muy buen criterio, que ''there's something in the skies'' es su Bohemian Rhapsody y estoy totalmente de acuerdo. No seré yo el que contradiga esa afirmación, porque como dije antes, no son comparaciones, son piropos y bien merecidos.

Nadie es profeta en su tierra y estos madrileños llevan un buen puñado de años pateándose los escenarios de medio mundo defendiendo su propuesta musical. A modo de dato curioso, destacar que fueron la primera banda metálica española que ha dado conciertos en China, lugar poco propicio para estas expresiones artísticas y ellos se lo han sabido currar a base de dar la cara sobre las tablas y tener una discografía a sus espaldas más que decente.


Dónde tenéis las orejas?

Yo procuro mantener humildes las mías.