NOSOTROS

NOSOTROS

martes, 8 de diciembre de 2015

Golgotha, a new faith for Wasp

Golgothá, transliteración del hebreo, significando: lugar de la Calavera (cráneo)

Jerusalén, año Cero. Lugar de la crucifixión de Cristo, atribuido a la colina rocosa conocida como Calvario de Gordon, a unos 230 m. al nororeste de la Puerta de Damasco...


....2015, EE.UU. Los veteranos del shock-metal WASP vuelven a estar en boca del público metalero tras 6 años de inactividad editorial, no así de los escenarios.

Tomarse un tiempo de reflexión profunda y aclarar ideas sobre el siguiente paso a dar en tu concepción artística, planificarlo todo a la micra, darle forma, visualizarlo y poder proyectarlo en mentes ajenas para involucrarlos en la composición y arreglos de unas canciones, no debería llevar más de seis meses.
Sobretodo, si respetas a un público fiel como es el roquero, si te respetas a tí mismo como artista y si honestamente piensas que meece la pena esperar un pco más y presentar una obra solvente, con fundamento.

Pero si el artista tarda 6 años en editar un nuevo disco, es que la metamorfosis no ha sido nada fácil ni azarosa, todo lo contrario, ha ocurrido una mutación progresiva en el contenido de las canciones. especialmente en las letras.
Lejos quedan ya los años 80's cuando debutaron estos especialistas en no dejar a nadie indiferente con sus shows sangrientos, herejes, con mensajes explícitos en forma de letras y coreografías casi pornográficas, lo que les provocó más de un problema legal ya que el PMRC algo así como un partido político obsesionado con la castidad y cuyo único objetivo era exterminar cualquier expresión cultural relacionada con el Rock. Y si no, que les pregunten a Judas Priest, por ejemplo.
A pesar de todo, pudieron salir adelante al publicar en Europa su primer single, ''animal, fuck like a beast'' y posteriormente publicar en su propio país el primer larga duración en 1984, al que le siguieron, cañonazos de LP's como ''the last command'', ''inside the electric circus'' o el directo ''live in the raw'' de 1987. Insuperables. En sus conciertos hoy día no pueden faltar clásicos de sus primeros tres discos.

Siempre que una banda tiene una prolongación en su edición de discos, llega un momento en que se impone presentar un disco en directo y promocionarlo durante un tiempo, más o menos un año.
Tiempo de sobra para dar un paso adelante, actualizar sonidos, investigar nuevas formas de composición, añadir un plus a lo que se está haciendo.

Así crearon ''the headless children'', un album con otras temáticas, un tanto incomprendido y fuente de muchas polémicas por parte de un buen sector de fans, aunque en directo no decepcionaban y sabían lo que tenían que ofrecer al respetable.

''The Crimson Idol'' nos lleva a 1992 y vuelven a la carga con acierto, presentando ya de forma más decidida un cambio de aires en la temática de las canciones, mostrando un disco maduro, valiente en la exposición acerca de las relaciones paterno-filiales (gracias Horchata) nuevos músicos y nuevas formas de ejecutar las canciones de un inspiradísimo Mr. Lawless. Este disco a nivel personal, me parece lo más adecuado para recibir sin reservas a ''Golgotha''.

Por qué? muy sencillo: para mi gusto, entre ''The Crimson Idol'' y ''Golgotha'' hay nada menos que catorce!! discos editados entre directos, recopilatorios y originales. Todos ellos decentes, pero éste último me parece el más sobresaliente desde lo editado en 1992.


Scream abre el disco justo. Justo en número de canciones y en duración. Directo y al grano, aunque hay dos canciones que pasan de los siete minutos, en especial la última y que dá nombre al disco.
Por fín un disco de WASP donde se aprecia bien la batería, con ese bombo de sonido ''taconero'', seco, preciso, dnado a cada parte de las canciones los acentos, ritmos y tempos que necesitan.

Last Runaway es otro trallazo con buenos ecos a las honrosas primeras épocas, con Blackie rasgando la garganta como en su mejor época. Atrás quedan las escenas donde se hablan de monjas ninfómanas, sangre por que sí y demás vísceras. Todo lo contrario, estamos ante un disco ''introvertido'', donde el autor a vuelto a desnudarse valientemente, algo que no suele ser fácil ni usual y menos en discos de este género.


Shotgun lleva unos riffs muy bien buscados, casi contenidos, con efecto envolvente y un estribillo donde poder disfrutar de esas voces bien coreadas a las que nos podemos sumar. Igual se convierte en himno, quién sabe!

Miss You es mi joya particular junto con la última, Golgotha. Una balada al más puro estilo de ''sleping in the fire'' obra maestra de su primer disco. Me gusta el rasgueo suave de la guitarra al inicio y a Blackie regalándonos su mejor manera de cantar. La canción va tomando forma y fuerza a medida que va avanzando y tiene dos solos de guitarra de los que a mí me gustan: puro feeling, sin florituras, sin carreras, llevando más allá el sentido de la letra y la melodía. Especialmente, el segundo y último es el más inspirado. Doug Blair es un buen guitarrista y Blackie y sabido tener la humildad de dejarle terminar la canción.


Le siguen Fallen Angel y Slaves of the New World Order casi a medio tiempo, especialmente la primera de ellas, bien ambientada y la siguiente, me trae aromas a disco veterano, bien ambientado, donde los instrumentos tienen su momento de relevancia, con ciertos arreglos que me recuerdan (y muy para bien!) a los Maiden. Esa segunda parte es todo un homenaje!

Eyes of my Maker es otra canción a medio tiempo, algo que no les reprocho en absoluto, Los músicos tienen derecho a envejecer como los demás mortales, lo que no lleva implícito en este caso una bajada de calidad ni de intensidad. Repito que es un discazo, casi lo mejor desde 1992.

Hero of the World es el penúltimo trallazo del disco, con una batería de ritmo galopante y asincopada en lagunas partes que le hace mantener la tensión. Mr. Lawless nos vuelve a dejar con toda generosidad sus cuerdas vocales en esta canción y Doug vuelve a poner la guinda al pastel en forma de solo final.



Y cierra el disco Golgotha, la canción que dá nombre a este discazo que se han marcado estos chicos. Un medio tiempo con aderezos de power-ballad, donde las frases de inicio de los estribillos me recuerdan al ''show must go on'' de Queen. jejeje lo mío es grave.


Wasp.
2015
Golgotha, un disco que va un pasito más adelante de otros que se conforman en repetir viejas fórmulas y asegurarse unos royalties cosechados décadas anteriores.
Bandas honestas y que arriesguen todo a una carta como Wasp hay que cuidarlas y disfrutar de ellas por que son escasas en estos tiempos que corren.

Toda una apuesta arriesgada y ganadora por parte de su líder Blackie Lawless y sus huestes. El no va más, el asalto a la banca del rock honesto sin tapujos, música con mensaje para hacerte pensar en tí mismo, en tu ser y en el mundo que te rodea, en cómo lo puedes mejorar con una simple acción desinteresada hacia el prójimo.

Larga vida a W.A.S.P.




Yo seguiré manteniendo humildes mis orejas.