NOSOTROS

NOSOTROS

jueves, 30 de junio de 2016

Stairway to heaven. Cromatismos sin @copyright

''la Escalera al Cielo'' no existe como single, la banda se negó a ello en su día, alegaban que sus discos conformaban una galaxia de sonidos, colores y paisajes entrelazados e indivisibles y no concebían la idea de mostrar las canciones por separado y mucho menos seleccionar una de ellas como single de adelanto. Decían que un single no era representativo de un ''larga duración''.
Filosofías o manías artísticas que imperaban entre estos artistas en la década de los 70's y que hasta el día de hoy han sido ''copiadas'' o ''adaptadas'' por los grupos y artistas de nuevo culto.




La canción se grabó en Noviembre del 1971 y viene editada en el álbum IV o el de la portada del leñador. No fue hasta el disco siguiente que ya les dió por bautizar a sus discos con nombres y no dejar los discos bajo la interpretación libre de quien lo tuviera.


El disco obtuvo un rotundo éxito comercial, vendiendo casi 24 millones de copias sólo en EE.UU. y fue el cuarto disco más vendido de la historia.
Según las estadísticas, a día de hoy se siguen vendiendo una media de cuatro mil copias diarias.


También se originó la creencia de que si escuchabas Stairway to heaven al revés, se escuchaba decir lo que pone aquí ariba, algo así como una invocación al demonio.
Poco después de esto, Swang Records la discográfica de Led Zeppelin se apresuró a publicar una nota de prensa (no sin esa flama humorística inglesa) en la que venía a decir que ''sus discos sólo se oían sonando hacia adelante. Es decir, como cualquier otro disco normal y corriente.




Pero no todo era luz. paz y armonía en el universo Zeppelin, la oscuridad también formaba parte de la historia de la banda. En esa década tan convulsa artísticamente, Page se hizo hiper fanático de Aleister Crowley, destacado satanista que creó su propia Iglesia donde abundaban las lecturas ocultas, ritos de iniciación y orgías.
Tal fue la obsesión de este gran guitarrista por la figura de Mr. Crowley (casi una década después, cuando Ozzy salió de Black Sabbath, grabó una canción llamada también Mr. Crowley) que compró la mansión del satanista y llegó a tener una tienda dedicada a su figura, donde se podía encontrar cualquier tipo de artículo sobre el satanismo, misceláneas, grabados antiguos, misas negras, etc.


Bien. Ahora retrocedamos a 1968, cuando Led Zeppelin ni existían.
El grupo americano Spirit publican una canción llamada ''Taurus''
¿Eh, pero...cómo!?!?
Jajajajaja la polémica está servida.


Desde la edición del disco ''Led Zeppelin IV'' la comparación con esta canción no ha dejado de ir de boca en boca, de abogado en abogado y de discusiones entre artistas hasta debates y coloquios entre músicos, prensa especializada y melómanos.


Desconozco cómo serán las leyes de la propiedad intelectual en otros países, pero aquí si no la han cambiado, se considera plagio a siete compases iguales completos al menos, entre dos partituras diferentes.
Los he contado y en mi opinión, sólo son iguales los cinco primeros de cada rueda musical, por lo que aquí quedarían exentos de indemnizaciones millonarias, pero no de la suspicacia ni el entredicho de los demás artistas y público en general.


Según alega en su defensa Page, el guitarrista, fundador y compositor de Led Zeppelin, la canción fue compuesta basándose en una escala cromática descendiente, un recurso muy utilizado desde la música clásica hasta nuestros días. Al igual que el Blues del que todos han mamado, ni los riffs, ni los turn-arounds ni los fraseos de guitarra tienen @copyright, no están registrados, no hay derechos de autor y por lo tanto cualquiera puede usarlos como un recurso, arreglo o adorno para su música.
Otra cosa sería copiar una letra ya escrita, una pieza musical completa o toda una canción, pero en este caso concreto, la reclamación viene por los arpegios iniciales que son casi idénticos, exceptuando algunas notas de paso y la resolución final.




Si tocas la guitarra y lees cifrado (como el de la foto superior) observarás que los arpegios de cada acorde empiezan en una nota de bajo que va ''descenciendo'' en tonalidad desde La menor (A-) hasta Fa (F) pasando por todas las notas intermedias.


Según la teoría musical, la escala cromática se compone íntegramente de semitonos, sumando un total de doce notas en la octava, es de estructura atonal, es decir, no hay una nota base o tónica en la cual todas las demás giren y se componen de sostenidos o bemoles dependiendo de si la escala es ascendente o descendente.


Todo este jaleo viene a colación porque hace pocos días (el 24 de Junio) un jurado de La Corte de Los Angeles (California) dictaminó que ''Stairway to heaven'' no era un plagio de ''Taurus'' según la demanda que habían presentado los herederos de uno de los guitarristas de Spirit, la banda que grabó la canción, afirmando que esa intro de Led Zeppelin había sido copiada de esta banda.
El argumento de la acusación hacía referencia a que ambas bandas habían coincidido en varios conciertos y festivales y acusaban a Page de haber escuchado la canción y adueñarse del riff inicial.


La defensa argumentó que ese fraseo es muy común y se lleva utilizando desde el siglo XVI y es tan usado que nadie se puede otorgar la autoría del recurso.


Veamos la visión de La Escalera al Cielo que crearon estos monstruos del rock y cómo continuaba la música desde el inicio hasta el sexto compás y en adelante:




La letra de Stairway la escribió Robert Plant tras la lectura de ''magic arts in celtic britain'' de Lewis Spence, nada que ver con las teorías conspiranoicas que achacan a Page la autoría, alegando que la compuso a orillas del lago Ness..
''...es el comienzo de la primavera, cuando los pájaros hacen sus nidos y empieza la esperanza del nuevo año. nada que ver con esas cosas raras que se leen en América'' explicó Plant una vez al ser preguntado por enésima vez acerca del significado de la letra.


También es justo resaltar la figura de Page como músico profesional, contratado en la mayoría de estudios de grabación ingleses, desde mucho antes de formar Led Zeppelin. No sólo se le exigía los conocimientos propios de la guitarra, sino su pericia a la hora de hacer solos y crear riffs por encargo para otros artistas. También era un estudioso de la música celta, hindú y árabe. Su palestra de colores musicales era lo suficientemente amplia como para no tener que ''copiar'' riffs ajenos, pero la música se va quedando grabada en nuestro ser durante toda la vida e inconscientemente sale a relucir en el momento menos esperado.


Cualquiera que empezara alguna vez a tocar un instrumento ha copiado, estudiado y aprendido canciones de otros artistas a los que admiraba y ese aprendizaje se queda a formar parte del intelecto de la persona, por lo que dicho todo esto, cualquiera que esté libre de pecado, que lance la primera piedra. O demanda.








Mantengo humildes mis orejas.