NOSOTROS

NOSOTROS

jueves, 8 de mayo de 2014

ESTIÉRCOL

Hoy quiero compartir con todos ustedes esta pequeña composición, que de qué habla ..bueno mejor saquen sus propias conclusiones. Espero que la disfrute leyéndola tanto como yo escribiéndola.
( Para una mejor experiencia recomiendo leer con la música sugerida más abajo)



Y de la llaga
nació una flor
 
 
 
No sé si fue por el amor o por la podredumbre que dentro tenía. Lo cierto y verdad es que la herida se fue cerrando como si fuera una mano.
Una mano antes dolorida y torcida, una mano enferma, que poco a poco va sanando y va teniendo fuerzas y así al fin, un día toca con sus yemas la palma antes tan lejana y extraña.
 
 

Y de la flor
nacieron espinas
 
 
 
Ya fuerte y poderoso otra vez, volvió a desafiar a los vientos y a los mares. ¡Qué airoso! Tan grandioso se veía, que a todos desdeñaba; tan confiado que ya no se acordaba de su dolor y de sus sufrimientos, ya sólo eran recuerdos borrosos de un ayer irreal.



Y de las espinas
nació el dolor
 
 
 
Pero bien es sabido que no es oro todo lo que reluce y así tan fuerte y tan poderoso se creía, que algo en lo que tan ni siquiera se había fijado, se estaba pudriendo. Ya no era una llaga si no una pústula negra y apestosa, ya no era una herida, si no un muñón ennegrecido y fétido. Eso que olvidó y que estaba muerto, era su corazón



Y del dolor
nació la amargura
 
 

El estigma pútrido fue y fue creciendo hasta que no se adivinaba lo sano de lo enfermo. Él que antes fanfarroneaba, maldice ahora. Ahora que es tarde, ahora que todo lo cambiaría....



Tú eras el estiércol donde cayeron
las mas bellas semillas
Tú que tuviste las mas bellas flores.
¿Cómo marchitarlas puedes?.
Jardinero, no eres
Sólo ESTIÉRCOL.