NOSOTROS

NOSOTROS

miércoles, 8 de abril de 2015

LA NOTA




 
 
Estaba sobre el parabrisas, pillado con el limpia. Era un trozo de papel pequeño, poco más que una octavilla, y de color blanco. No parecía ser un panfleto publicitario del tipo “compro su coche” o “Mujeres ardientes te esperan, disponibles 24Hrs”. Más de cerca la hipótesis se confirmó, efectivamente era una hoja que había sido arrancada con rabia de un cuaderno de esos de espiral metálica típicos de escolar, con tanta, que la habían rasgado dándole una forma trapezoidal. Uno de sus vértices, él que asomaba por arriba del limpiaparabrisas  se agitaba con la brisa como un banderín, llamando la atención. Seguro que tengo un golpe en el maletero o en una aleta y esos son los datos del que me lo ha hecho. Bueno, algo es algo pensó. Se equivocaba. Antes de recoger la nota rodeó el vehículo buscando el golpe o el rozón en la pintura, pero no lo halló, el coche estaba exactamente igual que cuando lo había dejado aparcado esta mañana. Entonces dio un tironcito del papel liberándolo de su presa y lo leyó. Estaba manuscrito con un lápiz negro desafilado y con una caligrafía tosca e irregular de analfabeto, que le obligó a releerlo varias veces para estar seguro de que había entendido bien su mensaje; sólo eran tres palabras. Mañana estarás muerto.

 Continuará ¿?