NOSOTROS

NOSOTROS

viernes, 5 de febrero de 2016

The Astonishing. Are you sure?

The Astonishing, treceavo disco editado en enero de 2016 por la banda de metal progresivo Dream Theater. 34 canciones en dos discos.

No creo que sea necesario descubrir a la que es quizá la mejor banda de rock progresivo a nadie que esté inmerso en este estilo, pero al igual que a mí me los descubrieron en su día a base de dejarme discos, sí quiero hablar un poco de ellos, pasar de puntillas por su obra y comentar un poco más este último disco.

Desde sus inicios en 1985 haciéndose llamar Majesty hasta el día de hoy, esta banda se ha forjado un currículum como pocos pueden presumir de tener. Tanto sus obras como sus integrantes acaparan un sinfín de premios de todas las instituciones, revistas, premios especializados y galardones a nivel colectivo e individual.

Debutaron como Dream Theater en 1989 con ''when dream and day unite''. luego vino el multi galardonado ''awake'' y una buena colección de LP's hasta llegar aquí.

Por el camino quedó entre otros músicos Mike Portnoy (el batería original, hoy felizmente en mis amados The Winery Dogs, entre otros. Este tipo tiene capacidad para tocar en seis agrupaciones diferentes, como Transaclantis o Neal Morse por ej.)

Qué se puede esperar de una banda de este calibre a estas alturas de su carrera? 
Qué nos ofrece el doble disco The Astonishing?
Merece la pena tenerlo?

-Generosidad en número de canciones, honestidad laboral (porque es innegable y muy de agradecer que nos regalen un trabajo de doble duración), una producción impecable en sonido y momentos muy agradables. Muchos.
-Variedad estiléstica, más ''colorido'' aderezado en varias canciones con guitarras acústicas, más medios tiempos, bellos pianos melancólicos y más canciones intimistas.
-Sí, merece mucho la pena tenerlo. Aunque mejor que ''merecer la pena'' sería mejor decir merece mucho la alegría de volverlos a redescubrir y volver a tener esperanza en que el Progresivo goza de muy buena salud.


Are you sure?

Se me hace muy raro y casi incómodo escribir algo negativo o extraño a la hora de comentar un disco. No abrimos este blog para eso, pero por esta vez necesito tomarme unas licencias.
No soy periodista, no soy un profesional de este medio, ni soy profesional de nada, no me tengo que subordinar a los intereses de revistas ni discográfica. Aquí soy libre de expresarme (siempre con el debido respeto) sobre lo que me gusta. Lo negativo no lo trabajo, no me gusta.

Pero sí se me ocurren unos cuantos ''peros'' quizá más guiado por las exigencias que hay que pedirles a estas agrupaciones de prestigio, que a un puro interés mediático del que me niego a formar parte. Triste me parece criticar, pero más hacerlo bajo nómina, por llamarlo de alguna manera. Así no se ''edifica'' ni se ''educa'' culturalmente, a no ser que el ''crítico'' musical tema perder audiencia. 
En estos casos, parece que nos dé igual cargarnos el futuro de un grupo o artista en solitario, sólo por el hecho discutiblemente objetivo de que a él no le gusta, sin ser consciente de que en algún lugar hay alguien que tiene un disco en sus manos que le puede ayudar a abstraerse de su realidad por unos instantes y lo va a dejar escapar porque fulanito o menganito han dicho esto o lo otro.

Afortunadamente, las nuevas tecnologías nos permiten ser usadas en nuestro propio beneficio, porque si alguien te habla bien o mal de un disco, un libro, una película, etc. tenemos la posibilidad de comprobarlo en internet, verlo, escucharlo y la última palabra la tenemos nosotros. Nadie nos va a formar una opinión, aunque tampoco falta el buen amigo que te dice: conoces esta banda? me encantan, son la ostia! lo escuchais y seguramente ya seas otro más para la causa.

Dicho esto, señores de Dream Theater: are you sure de la necesaria duración total del disco? ya supongo que sí, no me sobra ninguna canción, pero quizá (todo esto es subjetivo) no hubiera quedado mejor un solo disco? Un año despues sacais la segunda parte y quedais como Dios.

Are you sure de que sea necesario tanta demostración de virtuosismo en cada canción? sigo siendo muy subjetivo, perdonad, pero a la hora de disfrutar del arte, cada uno lo siente de una manera. Hay pasajes en algunas canciones que si hubieran sido menos ''espectaculares'', a mí (volvemos a la subjetividad) me hubieran vuelto loco de contento. Que lo estoy igualmente, me encanta el disco por completo, pero tanto virtuosismo a veces me carga un poco. Todo el mundo sabe ya que quizá seáis una de las mejores bandas del planeta, no hay por qué demostrarlo a cada compás.

Tambien sé, que de hacerme caso, Dream Theater no serían Dream Theater. Uno de los ingredientes indispensables en el Rock es la rebeldía y me gusta de un artista que muestre sus obra sin condicionantes ni cohibiciones, porque no sería arte, sería música a la carta y a la carta es el menú de un bar y esto por fortuna para todos no lo es y hay que felicitaros por eso. Siempre.


Variedad y calidad a raudales a lo largo de las 34 canciones cada una con su correspondiente tratamiento, vestidas apara la ocasión. Unas veces de gala (entiéndase con orquestaciones) y otras de andar por casa (más roqueras). Canciones ''con lo puesto'' intimistas, apenas una guitarra o un piano y otras, destadas, épicas, de final de cuento a lo Walt Disney y algunas otras que son un puro retrato de lo que debería ser un musical, con fuegos artificiales, serpentinas y actores representando la gran experiencia de la vida y la alegría de vivirla.

The Astonishing. Are you sure?

-Afortunadamente, sí.

Y eso que salimos ganando todos.


The Astonishing, una construcción faraónica a cargo de una banda incansable. Podrían haberse tomado un año sabático, explorar otros estilos musicales en solitario, vivir de las rentas o sacar un ''Awake II'' como fórmula de éxito garantizada, pero la honestidad es algo que abunda en el Rock y entre los músicos serios.

Yo no me voy a empachar con los dos platos que me ofrecen Dream Theater. lo he escuchado al completo varias veces antes de plasmar mi opinión y es de digestión lenta y larga, así que lo mejor es disfrutar tranquilamente de uno y pasada la digestión, cuando volvamos a estar realmente hambrientos, hacerle ojitos al segundo plato.






Mantengo humildes mis orejas.