NOSOTROS

NOSOTROS

domingo, 27 de noviembre de 2016

Deep and deeper. La oscuridad de Sarah.

Llega el invierno, las horas de menos luz, el frío, las nieves y por ende, más tiempo de recogimiento, de pensar, valorar las cosas que nos rodean y darle un buen chequeo a las otras interioridades, no solo nos vamos a dedicar a ordenar la casa y sacar los adornos navideños, también vamos a tener mucho tiempo para hacer otros trabajos, creaciones artísticas que necesitan cariño, dedicación, reflexión y análisis.
Hace unos días estuve tentado de comentar aquí lo nuevo de Metallica, pero siendo consecuente con lo expuesto en el párrafo anterior, lo más indicado es irse de viaje hasta... Finlandia, que allí saben mucho de frío y de inviernos interminables, de aislamiento y de dedicarse de manera muy profesional al noble arte de la música.
Finlandia lleva un par de décadas siendo un verdadero criadero de músicos enamorados y comprometidos con la música clásica y el heavy metal, o como se conoce normalmente a este matrimonio artístico: metal sinfónico, identificable por componerse de voces operísticas, arreglos orquestales y sustentando todo por una contundente base rítmica de claro espíritu heavy.
De aquí ha salido lo que para mí es la mejor banda con diferencia sobre las otras: Nightwish y tras estos, Amberian Dawn. De las filas de estos últimos, no hace mucho decidió lanzarse en solitario su vocalista, Heidi Parviainen.
Heidi, producto del envidiable sistema educativo finlandés, como todos sus compañeros de profesión, se caracteriza por ser una cantante lírica de voz fina, aterciopelada, que dá sensación de fragilidad, pero es sólo sensación. La voz de Heidi es potente, clara y firme en los momentos en que la interpretación lo necesite.
Toca el piano desde los once años y a los 14 empezó a estudiar canto clásico, conservando hasta el día de hoy a su profesora como su entrenadora vocal.
No os parece algo hermoso?
Llega una edad en que tienes claro lo que quieres, puedes dedicarte a estudiar sobre eso, te formas, te titulas, inicias tu carrera profesional, gozas de un determinado éxito, hablas con tu profesora, la contratas personalmente y te acompaña en tu periplo.
Como dije hace poco en twitter: ''la música enseña a los niños que cualquier problema en el mundo real puede tener varias soluciones''.
Tras formar parte de varios coros y agrupaciones roqueras, en 2006 entra a formar parte del grupo de metal sinfónico Amberian Dawn con los que publicó cuatro buenos discos muy recomendables.
En 2012 Heidi salió de la banda donde fue reconocida mundialmente porque tenía la necesidad de expresarse por sí misma, tenía algo que contar..


Dark Sarah cuenta la historia de una mujer abandonada en el altar el día de su boda. Con esta obra conceptual, Heidi publicó en 2014 ''beyond the black veil'' donde contaba los avatares y locuras mentales de Sarah, el personaje sobre lo que orbita toda la obra y que dá nombre a la banda y de nuevo está por aquí contando que se encuentra en algún lugar perdida en la vida, construyendo su propia isla donde recluirse, un lugar paradisiaco donde recrea sus propios sentimientos en forma de tierra, árboles, manantiales y seres vivos.....un puzzle de recuerdos, anhelos y deseos.


''The Puzzle'' es la segunda parte de la historia de Dark Sarah y se compone de diez partes, diez canciones que son como un viaje por esa isla donde Sarah quiere acabar sus días.
Comienza la odisea con Breath, una intro de dos minutos que simula la llegada al lugar andando descalza sobre la arena.
Island in the mist es la siguiente y donde empezamos a notar la mezcla de sentimientos, ilusión y prudencia, alegría y misterio.
Le sigue Little Man:
Canción sublime, delicada, preciosista en detalles, cambio de ritmo y ambientación.
El disco me supuso una grata sorpresa, el anterior me gustó mucho para ser el primero en solitario, pero ya dejaba claro que ella quería crear su propio universo musical apartándose de los virtuosismos instrumentales de Amberian Dawn para dar más relevancia a las canciones desde el enfoque vocal, pero sin renunciar al sinfonismo.
Este es un trabajo que a medida que se va escuchando, va ''in crescendo''. Al igual que las dos canciones anteriores son más bien en plan ''poner en antecedentes'', Little Man es un vamos al grano, que hay mucho y variado.
Ash Grove empieza atronando, sin respiro. Melodías muy estudiaidas y la cristalina voz de Heidi flotando sobre el volcán de rugido heavy de la canción. Quizá sea la única canción que conserve ecos de su anterior banda. Todo un trallazo de los que se agradecen en los conciertos.
For the birds tiene ese extra con olor a bosque virgen que nace de una flauta y que le va como anillo al dedo, una melodía evocadora y una base rítmica llevando el peso de la canción siempre a expensas de la preciosas voz de Heidi, donde no hay más que cerrar los ojos y sentir que el estribillo te lleva volando entre los árboles como un Peter Pan en los mundos de Alicia en el país de las maravillas. Máxima puntuación.
Deep and deeper comienza también a pleno pulmón con la banda sonando contundente y dando paso a la voz que vueleve a relatarnos sus inquietudes y sentimientos siempre con bella elegancia. Deep and deeper no es el título del disco, pero el encabezamiento del post sí he querido titularlo así porque cuando necesitas crear y sacar lo mejor que tienes, hay que buscar muy dentro, sincerarse y parir y eso provoca lágrimas que luego desaparecen cuando tienes en brazos el producto de tu creación.
Dance with the dragon contiene la primera colaboración del disco compartiendo líneas melódicas. Se trata de JP Leppaluoto, integrante de Northern Kings, donde comparte voces con Marco Hietala, bajo y voz en Nightwish. La canción destila drama, elegancia y un contraste vocal digno de la ópera La Bella y la Bestia. El inicio es muy teatral, casi con aires de vodevil y el baile de los dos protagonistas es todo un tango adaptado:


Cliffhanger tiene un aire al inicio a música minimalista, casi a lo Enya. Teclados, ambientes etéreos que desembocan en otro estribillo potente donde la melodía de la voz vuelve a estar por encima del bien y el mal.
Aquarium contiene la segunda colaboración de la mano de Charlotte Wessels, cantante de Delain. Con aires casi trhash en algunas partes, guturales haciendo arreglos y las dos voces muy bien fusionadas. Muy potente y con una batería que sabe desmadrarse y marcar el tiempo:


Y cierra el disco Rain, con Manuela Kraller(Xandria) compartiendo voces. Es la pieza más ''acústica'' del disco, dejando de nuevo un buen sabor a naturaleza, con flautas que te muestran el camino y te van avisando de los caminos más peligrosos, hasta que la canción se endurece a medida que va avanzando. Los estribillos a dos voces dejan muestra de lo bien que pueden quedar dos voces muy parecidas. Ecos celtas que tan bien recibidos son siempre entre los roqueros.




Si estás buscando un buen disco que aglutine calidad en todos sus surcos voces al alcance de muy pocos mortales, canciones que son colores y actitud roquera pero con mucha elegancia, este disco es el indicado. Arte sin presiones de multinacionales, parido gracias al crowdfunding tan tristemente de moda en los tiempos que corren, pero no por ello falto de una buena producción y ni mucho menos escaso en implicación de los músicos. Al contrario, todo está plasmado con pasión, cariño y profesionalidad.


Estimulante!








Mantengo humildes mis orejas.